Revelaciones en revoluciones

Es época de cambios. Me parece a mi, y mirando desde mi particular prisma de cristal, que esta “revolución” es algo más grande de lo que en un principio se pudiera percibir.

Estando en Plaza Catalunya el otro día, pude comprobar como allí se concentraban pacíficamente ciudadanos de toda índole. Por primera vez concentrados, todas las tribus urbanas juntas. Los pijos, punkis, antisistema, hippies, inmigrantes, ancianos, niños, raperos, cristianos, pensadores, madres, autónomos, mileuristas, funcionarios, artistas, pensionistas y gente disfrazada de superheróe, dejan de ser quienes son para ser una única voz con un único sentimiento: indignación. Se producen entonces las muestras de solidaridad y empatía tan estrictamente necesarias para ahora, e indispensables para el futuro que nos aguarda. Se escucha con gran expectación a todo aquel que tiene algo que decir. Parece que la masa esté sedienta de explicaciones y verdad. Todo transcurre pacíficamente a pesar del malestar general que ha provocado esta actuación. Gracias al cielo que el ser humano ha logrado entender que la violencia solo genera más violencia y además sirve de muy poco. Aunque he de admitir que me resulta extraño que los políticos no estén en contra.

En la plaza se pasa del abucheo ensordecedor acompañado de tambores y bailes, a un silencio mágico cuando alguien explica y da noticias. Hay pancartas en cada rincón, y cada uno aporta su idea o pensamiento para compartirlo con las cientos de personas que las leen con interés. Son miles los flash de las cámaras, todos quieren tener su recuerdo particular de estos días. Todos quieren poder decir: yo estuve allí. Aunque en realidad, va más allá. Las personas que llenan la plaza son aquellos que quieren cambiar algo. Son conscientes de que para cambiar algo, hay que empezar por cambiar uno mismo. Por eso, personas que normalmente no saldrían a la calle en otras circunstancias, ahora lo hacen. Personas con problemas, muchos de ellos en la ruina financiera, gritaban y abucheaban, pero al mismo tiempo se llenaban de felicidad y de alegría porque, por fin, hay más personas que, como ellos, quieren cambiar. Ciudadanos que dejan sus cómodas camas por las esterillas, saco y suelo de la plaza, porque están dispuestos a hacer algo. Están ansiosos por colaborar y cooperar con lo que sea. El sacrificio personal es preferible al pasotismo egocéntrico, lo cual supone un cambio rotundo de pensamiento en miles de personas completamente diferentes.

En el fondo, todo esto se veía venir, igual que se veía venir la crisis. Personalmente, creo que las manifestaciones y acampadas es tan sólo el comienzo. Porque no creo que haya que recordar que estas “revoluciones” suceden al mismo tiempo en muchas partes del mundo. En algunos sitios, de forma pacífica y civilizada, en otros lugares no tienen la misma suerte y muchas personas mueren.

Me pregunto porqué en lugares donde hay recursos como el petróleo, la “revolución” no es pacífica. No creo que ningún ciudadano de a pie de esos países tengan ganas ni de violencia, ni de guerra, ni de la destrucción de sus casas. También me cuestiono porqué el ejercito norteamericano es el más numeroso en Haití y en Japón. ¿Están invadiendo estos países con una estrategia de disimulo? Cada vez son más los que advierten de las ocultas intenciones que supuestamente tienen las ayudas humanitarias del ejercito norteamericano.

Me gusta pensar que las respuestas a las preguntas que surgen estos días pronto tendrán respuesta, y que cada vez haya más individuos que vean la luz en estos días tan oscuros.

Versió en català publicada al diari Més Andorra

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s