Somos tan pequeños…

Somos tan pequeños, tan insignificantes. No hace falta más que ver la inmensidad del mar , las magnitud de las montañas o el cielo infinito para sentirse así.

Nos creemos que lo sabemos todo, y no sabemos nada.

El hombre intenta por todos los medios explicarlo todo, cuando siempre hay cosas que no se pueden comprender porque va más allá de nuestro pequeño razonamiento. Simplemente nuestra mente no esta preparada para asimilarlo, no es fácil entender el término infinito y eterno cuando todo en nuestro mundo tiene un principio y un final. Sin embargo, nadie en su sano juicio cuestiona el hecho de que el universo sea infinito. Mucha gente esta de acuerdo en que hay una energía que mueve el universo, para mi esa energía forma parte de Dios.

Estamos demasiado pegados a lo material y perceptible. Nos creemos grandes personas. Pero la realidad es que somos miserables, el corazón del ser humano esta corrupto.

Para sanarlo no basta con hacer buenas acciones, ni con intentar encontrar a tu yo interior. Solo el Creador puede darte paz a tu corazón y a tu alma, sin dejar de ser nosotros mismos, con nuestros fallos, pero con una gran diferencia, son unos errores de los que se puede aprender a no volver a caer. Encontrar el fallo y poder subsanarlo todas las veces que sea necesario. Restauración, consuelo, esperanza… Alguien dijo una vez: difícil de explicar, pero fácil de sentir.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s