Soy una caja de sorpresas

Soy una caja de sorpresas.

 

Mi estado de ánimo influye en mi personalidad y en mi forma de actuar. Muchas veces me encuentro en situaciones desagradables y aún mantengo mi sonrisa y mi buen humor, pero toda persona tiene un límite. Asegúrate de no ser tu la gota que colma el vaso o te arrepentirás de conocer a mi yo más terrible. Una vez llegado a este punto no puedo controlarme. Pocas veces lo he conseguido y cuando lo logro me siento muy orgullosa de ello. He de reconocer que poco a poco voy cambiando, y que mi ira ya no explota tanto como antes. Pero también es cierto que esa es mi lucha, una lucha contra lo peor de mi.

He caído dos veces en la misma piedra. Soy humana. Me queda pensar que quizás he roto un poco esa máscara de piedra con el tropezón.

Aprender a vivir sin coraza es difícil, pero no imposible cuando tienes el valor de la confianza respaldándote. Eso no quita que de vez en cuando aparezca el dolor que te han causado y vuelvas a protegerte. Cuestión de autodefensa.

Las personas que te rodean a veces no se eligen, simplemente están ahí. Cuando esa gente no aporta nada bueno, intentan manipularte y controlarte es hora de salir a buscarte la vida por otro sitio. Elegir a las personas con quien vas a convivir es una tarea costosa, pero de alto rendimiento personal. Coger las riendas de tu vida y llevarla como realmente quieres no tiene precio. Es algo inmaterial pero de un valor incalculable.

Soy una caja de sorpresas, no sabes nunca que faceta mía voy a ofrecer. Lo que está claro es que todo depende de la situación y la circunstancia. Mi carácter se desarrolla y cambia, como cambia la vida que está en constante evolución.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Una respuesta a “Soy una caja de sorpresas

  1. Emilio

    Me gustan las cosas que evolucionan. Me pasa lo mismo… hace un par de años, habría actuado de otro modo y habría afrontado de otra manera las cosas que ahora mismo me causan dolor.
    Huir no soluciona nada y he aprendido algo que nunca pensé que pudiera aprender… el valor del perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s