Cavante no hay hoyo, se hace hoyo al cavar

 

Con rabia a los demás cavas un hoyo en el suelo, te metes dentro, las uñas llenas de barro. Tienes los esquemas, los planos, te lo han dado todo. Pero no tienes ganas de leer las líneas sobre el papel, es mejor seguir cavando mas abajo. Seguir las líneas sólo supone leer un plano. Demasiado para sí. No hay mas salida que seguir cavando.
Pero el peso de la soledad es demasiado ahí abajo, como la presión que aumenta. Y allí:

– S.O.S.

Grito desesperado. Confiar en la generosidad de la gente, pero no de cualquiera, tan solo en aquellos que ya te han salvado. Y todo va bien hasta que la persona rescatadora sugiere seguir los planos.
Si, si, esta vez voy a seguir los planos.
Pero cuesta demasiado.
– “Si alguien lo pudiera hacer por mi..”
-Mira, es fácil- indica la persona rescatadora- sólo tienes que empezar y así al menos construyes algo, aunque sea un fracaso ya será mejor que ese hoyo que no lleva a ninguna parte.
Si, tienes razón.
Pero inmediatamente vuelve a su rutina de cavar, siempre hacia abajo.
-Pero… ¿Qué haces? ¿no ibas a seguir los planos?

– Si, pero quiero soledad, y en mi hoyo solo estoy yo.
– Adios, pues.

Y la presión vuelve a subir, pero pedir S.O.S. otra vez esta muy feo. Así que bombo y platillo, ¡¡bombo y platillo!! Hay que hacer ruido. Buena forma de llamar la atención.
– ¿Qué es lo que quieres?¿no querías soledad?
Y la quiero, se esta muy bien así. “ Que todos os asoméis a mi hoyo para entretenerme y si se puede, me saquéis de aquí”-piensa.
Entre todos hacen el esfuerzo. Al fin puede salir, otra vez. Pero al intentar leer los planos se da cuenta de que como nunca los ha leído, no sabe interpretarlos. Y esta vez pidió ayuda a mucha gente, así que no puede volver a pedirla. Lo intenta otra vez, pero se pierde, no se encuentra, lo único que conoce es el hoyo, así que vuelve a su agujero.

– Pero …¿qué haces allí otra vez?
– ¡Ah! No se esta tan mal.
– Bueno, si es lo que quieres, luego no te lamentes. Por cierto, venía a ver si me puedes ayudar con este simbolito en mi plano, no se como interpretarlo y…
-¡Yo no se de planos! ¡¡¡No te quejes, eso no es nada, mírame a mi, estoy dentro de un agujero!!!

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Una respuesta a “Cavante no hay hoyo, se hace hoyo al cavar

  1. Emilio

    Hemos hablado largo y tendido (al menos yo estaba tendido) de estos asuntos. Hemos comentado como, incluso, esas situaciones que se han vivido con seres humanos de ésta índole podrían ser parte de un documental de la 2. Hablar de nada o de menos que nada sirve, ya que hasta que ellos mismos no aprenden, no se les puede enseñar. Te toca el duro trabajo del investigador, del reportero… es decir, seguir tras la trinchera, esperando acontecimientos, viendo como suceden las cosas, pero sin intervenir, ya que tienes que mantener tu imparcialidad y objetividad para captar la mejor visión de la situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s