[…]

 

En la fría oscuridad de mi cuarto,
quedé sola.
Así lo he buscado.
La vida es injusta.
No digáis nada, por favor,
No digas ni una palabra,
déjame con mi dolor,
porque mi dolor, es mío,
y de nadie mas,
eso nadie me lo puede quitar.
Aquí no hay nada que pueda consolarme
cuando la pena es tan grande.
Nadie puede comprenderme,
ni quiero,
solo quedo yo y mi corazón infame.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s